Make your own free website on Tripod.com

Detrás de mis silencios

Inicio
ALGO SOBRE MI...
Puerta a Puerta
Detrás de mis silencios
Canciones
Aires de poemas
Nubes y Tormentas
Gentes , Lugares, Instantes
Algunas Reflexiones
Pequeñeces
Hablando de Amor
Soledades
POEMAS 2003
POEMAS 2004
POEMAS 2005
POEMAS 2006
POEMAS 2007
POEMAS 2008
POEMAS 2009
Libro de Visitas y otros enlaces
Para contactarte

Poemarios

 
Segundo Poemario

AÑO 2001

Discúlpame

Discúlpame vida por los tantos errores cometidos
en el curso de este diario andar contigo.
Discúlpame digo, por las veces en que no fui valiente
para enfrentar lo absurdo o lo indecente,
por los silencios que me hicieron cómplice
de lo que mi alma a gritos rechazaba,
por las mentiras que excedieron el marco
de la piedad en la cual me excusaba.

Discúlpame vida por no encontrar la solución a tiempo
que algún hecho o circunstancia me exigía,
por no tener piedad en ocasiones y en otras
envolverme en venganza y rencores;
por haber perdido algún instante de belleza y ternura,
por aferrarme a otros desconociendo al tiempo,
por tanto protestar, tanto lamento,
por no aprender en su momento el escarmiento.

Discúlpame vida por perseguir las nubes
y querer alcanzarlas,
por soñar con estrellas e intentar atraparlas.
Discúlpame vida por algún viejo amigo que he olvidado,
que sin haber por qué, se quedó en el pasado.
por cerrar mis oídos seleccionando el eco
de las voces a un tono que concuerden conmigo;
por olvidar pensar para que había nacido,
por rehuir pensar cómo había vivido.

Y sin embargo vida, adeudándote tanto
no me siento tan malo.
Tu me robaste un hijo y es tan grande el espanto
que aún después de la sangre
me sigue ahogando el llanto.
Me cercenaste ansias, diluíste ilusiones;
has dejado que sueñe con los sueños mayores
y llegado el momento, te robaste las flores.

Y aún así yo confío.
Tu me debes y yo... yo te debo lo mio.
Pues, sigamos andando.
Somos inseparables compañeros de ruta
para este camino.

Hasta el próximo sueño,
hasta el próximo olvido.
-

Mejor que no

Cuál será mi destino una vez que me muera?
Si se sigue viviendo fuera de nuestra esfera,
qué morada me espera? quién será compañía?
existirá la noche o es todo un largo día?
podré escribir mis versos, componer melodías?

Al no tener fronteras, no debe haber lenguajes,
con almas homogéneas habrá monotonía,
si todo es previsible no existe la sorpresa.

Y yo aquí en mi pieza, de pie,
frente al ropero...

Mejor vuelvo a su caja al viejo compañero
no sea que se enfade y me haga un agujero.

-

Vergüenza

A veces recordando algunos actos
que supe realizar tiempo pasado,
me encuentro totalmente avergonzado
sin comprender por qué me fui de lado.
Yo siempre me he sentido buena gente
y hoy sin embargo lo veo diferente,
me parece mentira que haya sido
responsable de ciertos desatinos.

-

Afortunadamente

Afortunadamente
no acumulo rencores,
los escasos que cargo
procuro sepultarlos.
Disfruto plenamente
la ilusión de este día
y las cosas pequeñas
que me cedió la vida.
Voy intentando honrarlas,
hacerlas merecidas,
aunque a veces encuentre
un túnel sin salida.
En fin,
soy un empedernido
soñador y lo digo:
sin ti no existe amor,
pues mi amor es contigo.

-

A1 - Tocado

Yo siempre fui un bohemio
que puso mil empeños
en cabalgar sus sueños
(hasta los más pequeños),
que disfrutó la vida
y destapó su herida
sin ocultar el llanto;
no me importaba tanto
el voto de la gente
pensando diferente,
no cambiarían mi rumbo.
Y así de tumbo en tumbo
deshojé el calendario
sin mayor comentario.
Hasta hace algunos días
mantuve mi alegría,
a veces reprimida
en otras desmedida,
pero hoy es diferente:
tengo un dolor latente
que me perfora el alma,
ya no tengo más calma;
son muchos los motivos
de este penar que vivo
y no se como ha sido.
Hoy me siento tocado,
no quiero ser hundido.


***

AÑO 2002

-
Utopía

No me pidas mesura,
mi amor es vendaval.
Estoy en el preludio
de ultrajar mi orfandad
y quiero emborracharme
del cielo que me das.
Esta presunta dicha,
insensata tal vez,
tardía, temeraria,
hoy quiero inagurar;
abandono el patíbulo,
embargo mi oquedad,
subordino mi vida
al sueño que me das.
Utopía, me dices?
esperanza quizás!

-

Charlando con mi corazón

Che corazón..! la cosa viene mal.
Mirá que la pasamos... Te acordás?
Desencuentro de amores, pérdidas definitivas, bolsillos flacos, alguna enfermedad -de las que duelen- en gente de mi sangre o amistad, telegramas fatídicos, corruptos, milicos...
Que se yo... ni me quiero acordar.
Pero es distinto hoy ¿No corazón?
Por más que abro bien los ojos y pinto de confianza mi mirada, no veo ni una mísera luz que alumbre la esperanza de conquistar al más ingenuo de mis sueños.
Acostumbrado a luchar -y tu lo sabes- hoy me quedé sin ganas, agobiado.
Ya no lloro por el beso, la canción, la sonrisa, el verso que me toca, ahora lloro por nada y vos lo hacés conmigo.
Por nada dije? Je!
Hasta cuándo aguantaremos viejo?
Sabés? Me estás doliendo y es culpa mía, que no puedo cuidarte del modo en que es debido.
Que bronca corazón! Yo la pensé distinta, la procuré mejor, intenté que mi vida transcurriera feliz y ya ves: me he quedado sin alegría, gris, renegando con vos. Justo con vos, que sos el mayor laburante, el más noble y sufrido.
Bancame corazón... hasta que puedas.

-

Un Carlitos

Carlitos, el viejo payaso, se levantó ese día como todos los días, con la piel arrugada y las ganas intactas; en la fría mañana ejecutó la vida que nadie le conoce, la de un simple Carlitos.
A medida que transcurrían las horas, repasaba mentalmente los textos de la función que ya se avecinaba.
Repasar es un modo de decir, ya que el acto era una parte de sí: disfrazaba de color su alma para poder mostrarla sin tapujos.
Llegó el momento. Sentarse frente al espejo manchado por la humedad, encender la única y modesta lamparita, pintarse una sonrisa, alegrarse la mirada, ponerse esa nariz tan bonachona, la ropa, los zapatones, ensayar por última vez alguna morisqueta...al ruedo!
Asombrado, descubrió que el público no estaba como siempre ¡Si hasta lo silbaban! A ver... ¿Qué está pasando? Empleó otras palabras, revolvió mil ideas, desempolvó su historia, pero todo era en vano.
¡Qué absurdo fue ese día! ¡Qué estúpida ironía! Justo Carlitos, que está para alegrar (sin que le importen sus penas)... Se sacó la nariz y esa gorra ridícula. Agachó la cabeza para que nadie viera a un payaso llorando en medio de la arena.
Terminó la función, hoy ganaron las fieras.

-

Perro viejo

Tengo la piel con remiendos / avejentada y sin brillo
como esos cimarrones
que desvisten sus andanzas / en negras cicatrices

al igual que ellos / no aprendo
podré ser un poco más cauto
alguna nueva maña
pero llegado el momento
voy a pelear de nuevo

aunque está confundiendo / a una estrella
con la luz que ilumine mi vida.

-

En alquiler

Cuatro ambientes
con bastante humedad
ubicado en el centro
crucial de mi ciudad
con buenas avenidas
para poder llegar
(quizás algo ruidoso
encuentres al lugar)

Ya tiene varios años
pero mantiene igual
a costa de cuidados
su aspecto original.

Es cálido y seguro
no hay deudas por pagar
y lleva mucho tiempo
vacío y sin morar.

Es por este motivo
que quise publicar
un aviso en los diarios
(qué pierdo en intentar?)

..."Dispongo un cuatro ambientes
pintado de carmín
lo alquilo sin contrato
desde hoy hasta el fin".
-

Melancolía

Esta melancolía tan llena de repliegues
densa y muda / no abandona mi ruta.
En cada instante de dicha / aletarga
se esconde en la sinuosidad
de la felicidad inexplicable,
migra / como las golondrinas
sabe regresar.
Su verano / mi invierno
volverán a encontrarla
sin adjetivos
fecunda como siempre.

-

Cuatro de copas

No se si me merezco este presente,
si en mi historial
cada trayecto recorrido,
fue motivante de las horas
que hoy me tocan.

De ser así, estoy seguro,
no pagué el alquiler
para estar vivo.
Porque para sentir
como lo siento:
clavado el corazón
con tu abandono,
cargada de espesuras
cada hora
que pasas a mi lado
y dos ojos de vidrio
por mirada,
debí valer muy poco,
posiblemente nada.

-

Zapatos

Acostumbrado (como estoy) a mis errores
en esto de elegir por cual camino
largarme a transitar, he decidido
olvidarme de ser quien condujera
el rumbo de los pasos que me llevan
a la estación siguiente y sin dudarlo
he hablado firmemente a mis zapatos:
"les paso el testimonio, yo los sigo
determinen ustedes el sentido,
el rumbo y la deriva que supongan
nos lleven a un lugar más placentero"
Eso sí, aconsejo
"No me fallen,
recuerden que si tienen un agujero
soy yo quien paga el costo al zapatero"
-

Globo pinchado

Vuelvo de donde nunca llegué a ir,
el billete que tenía era más falso
que la felicidad absoluta,
pero confiado,
a bordo de mis ganas
me vendieron (y compré)
todas las baratijas
que sobraron de la conquista americana.

Y lo peor
es que seguramente,
en las próximas horas,
alguna voraz oficina impositiva,
conminará a que pague
por lo que jamás
alcancé siquiera ver.

-

Rutina

Me levanté temprano
(como todos los días)
una ducha / afeitarme
café doble apurado
descorrer las cortinas
para espiar el clima
saludar a la perra
salir/llave/me marcho
como todos los días.
Colectivo colmado
media hora y llegamos
ponerme la careta
comisura hacia arriba
atender a la gente
ser un tipo educado
como todos los días.
Ha llegado la noche
extinguiendo otro día
la rutina de vuelta
voy borrando los pasos
puerta/llave/la perra
el sillón que me espera
acompañado y solo
como todos los días.

-

Reproches

Mirando atrás no todo es bueno.
Es lógico así sea / sino estaría feliz
y no me siento contento en estas horas.

Reprocho mis errores y me culpo
de las baldosas flojas que he pisado,
de aquellos sentimientos maltratados
aunque la pena fuera compartida.

No puedo comprender como he llegado
a malgastar la luz / que no retorna.
Ahora que es otoño y no he juntado leña,
después de haberme despertado
de la abstracta mayoría de mis sueños,
sólo me quedas tú definitivamente
y no quiero perderte.
-

Pelear por algo

Todos tenemos en la vida
al menos, una fantasía cercana a la esperanza.
Estrella lejana que miramos sonrientes,
trocito de dicha que pedimos prestada
en el balcón de nuestras ansias.

Y confiamos en ella
como creemos en la sangre que nos nutre
por más que nos asuste el verla.

Tratamos de acercarla a tierra firme
aunque generalmente,
el consejo de ancianos residente
opine en disidencia.

De mi parte,
continuaré amparado en mis reclamos
pedaleando ilusiones
en esta bicicleta de los días.

Si llego hasta la meta de mis sueños,
podré pasar la posta.
Siempre hay escépticos mutando.

Si el final se me escapa del libreto,
si todo se derrumba...

Hurgaré en los escombros
buscando todo aquello que me sirva
para empezar de nuevo
este pelear por algo.

-

Formación

Me educaron:
respetar los mayores
saludar sin hipocresías
escuchar la opinión recibida
cumplir la palabra empeñada
pronunciar las gracias que se deben
valorar el plato de comida
reconocer cada porción de dicha
dignificar la chance de estar vivos
edificar de a poco mi futuro.

Después comprendí
donde me habían dejado.
-

Súbita

Si mañana yo diera
mi saludo final
y debiera viajar
al próximo lugar
de la historia que hay
pensada para mi...

Si esto se diera así,
al menos no tendré
la ocasión de sufrir
discutiendo el por qué
me tocó -justo a mi-
empacar y partir.

No habría que convidar
los trozos del pastel
que conforma mi haber,
simplezas a granel:
la carpeta con versos
que alguno ha de leer,
mi libro de canciones
(reseña de crecer)
la guitarra emparchada
y algunas cosas más
valuadas solamente
para mi intimidad.

Si mañana marchara
sin aviso anterior,
supongo que sería
mi único temor
no haber aprovechado
el inmediato ayer,
para contarte cuanto
alcanzó mi querer.

-

Te interesa saberlo?

Te quiero de la forma más sincera
que se puede querer, con el izquierdo
y disimulo tu ausencia en el recuerdo
para ocultar el tiempo de la espera.

Hoy, si mi soledad es la manera
obligada a vivir porque te pierdo,
intentaré pensar que no me acuerdo
que fuíste de mi otoño primavera.

La vida es siempre así, inesperada,
no puedo disputar contra el destino.
Aunque de nada sirva lo que digo
recuerda que mi sueño está contigo,
cualquiera sea el lugar en tu camino
allá estará mi amor, aquí la nada.

-

Trío

Tu te llevaste mis mejores voces
y compartiste los sueños mayores,
has conocido muchos sinsabores
que detenían la dicha y los precoces
momentos de ternura que, veloces,
pretendieron convertirse en albores:
terminaron sufriendo los dolores
que siendo compañera bien conoces.
Te supe libertad y carcelera,
caudal a desbordar a una represa,
realidad desgarrante o la alegría
que quiso alimentar mi fantasía.
Hoy sigues como siempre: bella, ilesa,
acompañándome donde yo fuera.

silencios.jpg

 
Cuando uno calla
ya sea porque prefiere pensar
o por no hallar las palabras precisas,
los sentimientos siguen vivos,
las ideas transcurren igual
sin solución de continuidad.
Desde ese lugar
surge este compendio de intentos.
*
*

- * -

powered by lycos
SEARCH:Tripod The Web