Make your own free website on Tripod.com

Hablando de Amor

Inicio
ALGO SOBRE MI...
Puerta a Puerta
Detrás de mis silencios
Canciones
Aires de poemas
Nubes y Tormentas
Gentes , Lugares, Instantes
Algunas Reflexiones
Pequeñeces
Hablando de Amor
Soledades
POEMAS 2003
POEMAS 2004
POEMAS 2005
POEMAS 2006
POEMAS 2007
POEMAS 2008
POEMAS 2009
Libro de Visitas y otros enlaces
Para contactarte

Poemarios

 
Noveno Poemario

AÑO 2001
 
 
Pensando en ti
 
Si hubiera un cielo a mi alcance para darte
si pudiera bajarte , de él alguna estrella
o si supiera donde cortar la flor más bella,
por ti lo haría.
 
Si pudiera poner en tu ventana
el más bonito amanecer del mundo,
para verte feliz, aunque fuera un segundo,
por ti lo haría.
 
Si lograra saber cuál es tu paraiso
y a la vez pudiera conseguirte un pasaje,
aún sabiendo que te pierdo en ese viaje,
por ti lo haría.
 
Es así
tan sencillo como mirar el día
y a la vez tan inmenso,
cuando estás te disfruto
y cuando no, te pienso.
 
Y aunque una turbulencia
nos moleste en el vuelo,
es igual, voy contento
¡Si se vuela en el cielo!
-
 
Quiero decirte algo
 
Yo creo que lo sabes pero igual te lo digo:
quisiera ser tu sombra, por eso te persigo;
quisiera ser la almohada que acompaña tus sueños,
ser el acto oportuno y apoyar tus empeños.
 
Quisiera estar contigo cuando más lo requieras,
cuando te sientas sola, cuando sufras esperas.
Quisiera ser el bálsamo que calme tus dolores
y detener tus lágrimas en cada vez que llores.
 
Yo creo que lo sabes pero igual te lo digo
te quiero como a nadie
y Dios es mi testigo.
-
 
Búsqueda
 
¿En qué lugar te encuentras
que aún no pude hallarte?
Es tan breve la vida
que he salido a buscarte,
convencido de ser
quien mejor sabrá amarte.
 
Por ignorar tu nombre
no puedo irlo voceando,
nada sé de tu rostro
y debo imaginarlo;
mi alienta  la esperanza
que me estés aguardando.
 
Pon a entibiar el alma,
prepara la mejilla,
presiento estoy llegando
de este mar a la orilla,
mi espíritu muy pronto
tendrá su maravilla.
-
 
Propuesta
 
Déjame darte ya un nuevo sueño,
no consideres hoy si es muy pequeño,
concédeme el beneficio de esperar.
 
Permíteme que sea el fogonero
de una pasión voraz, tu prisionero,
quisiera ver si lo podemos intentar.
 
Querría actuar el rol aventurero
de ser en tu camino pasajero,
estoy aquí con tantas ganas de querer.
 
No me sepultes en medio del ocaso,
dime que si, verás que paso a paso
todo mi amor vas a llegar a conocer.
-
 
Excusas al rosal
 
Yo sé que no está bien
que haya robado
tu rosa más intensa
de este modo,
no pienses mal de mi
si me he apropiado
de esta parte de ti
como si nada,
entiéndeme,
estoy enamorado
y quise recordárselo
a mi amada.
-
 
El viaje
 
Estoy tratando de encontrar la forma
de soltar amarras y el viento seguir,
la corriente es tibia (hay fosforescencias)
tu puerto me aguarda, pronto he de partir.
Por datos que tengo, el viaje es sereno,
no espero tormentas turbando mi paz,
prudente confío, mi espíritu pleno
guiará el rumbo hacia donde estás.
Lo poco que tengo para obsequiarte
llegado el momento de desembarcar,
tu ya lo conoces, no creo asombrarte,
va aclarando el día, estoy por zarpar.
-
 
Lo siento
 
Hoy te siento distinta,
no encuentro en ti a la misma
que veía por mis ojos,
a través de este prisma;
la que me regalaba
su sonrisa más tierna,
la luz de mis oscuros,
el honor a mi esperma.
Hoy te siento distinta
y me duele aceptarlo,
he sido yo el culpable
de acercarte al enfado,
el mayor responsable
de que tu hayas cambiado.
Hoy te siento distinta
y no creo que sirvan
mis mejores intentos,
no tengo más palabras
para decir lo siento.
-
 
Simple
 
Paloma,
que comes de mi mano,
llévale una caricia
a la mujer que amo.
Torrente,
que refrescas mi boca,
entrégale este beso
cuando sus labios tocas.
Amanecer,
que aclaras mi mañana,
refléjame sus ojos
que extraño esa mirada.
-
 
Destino
 
Las incontables gotas de la lluvia que cae
resbalan la montaña para tornarse en río,
los infinitos trozos de la roca hecha arena
jugueteando caminan a ser playa serena.
 
Tu destino y el mio, recorren la ladera,
se bañan en el río ¿en qué playa se quedan?
-
 
El racimo
 
De la parra pendía
un único racimo
tentador
en camino
a su punto ideal,
me propuse esperarlo
(así lo merecía
por más que yo muriera
de ganas por probar).
Decenas de calandrias
urracas
benteveos,
pretendian el grato
ritual
de inagurar,
pero tendí mis redes
y postergué la fiesta
¡Afuera pajarracos
basta de molestar!
 
 
Lágrimas de rocío
mojaron las mañanas,
un sol
desconocido
la tierra iluminó,
los dias entibiaron,
el clima fue propicio
(yo creo que hubo duendes
protegiendo el lugar).
Se colmaron las uvas
de almíbar encantado,
sonrojaron su aspecto
tan pronto me acerqué,
las tomé
entre las manos
sensual
sin resistencia
y blanqueó mi conciencia
la fiesta
al iniciar.
 
Desnudé algunas hojas,
comencé suavemente
su cuerpo a desgranar,
pausado lo probé,
ya nada detendría
la sinfonía de besos,
no busquen el racimo
¡Yo me quedé con el!
-
 
Si la mujer que amo
 
Qué sería de mi
si la mujer que amo
un día decidiera
que el cuento terminó?
 
Adonde acabarían
mis besos sin estreno
y el cofre de caricias
que el tiempo acumuló?
 
Cómo intentar los sueños
que continúan vivos
cuando la alcantarilla
toda el agua tragó?
 
Si la mujer que amo
un día decidiera
que el cuento terminó...
 
mi vida no valdría,
los besos, las caricias,
los sueños intentados,
serían un absurdo
reflejo del dolor.
***
 
 
AÑO 2002
 
 
Umbral
 
Estar en el umbral
puede ser un milagro
o resultar fatal,
sólo sabe el destino
la trama del final.
 
Estar en el umbral
de un beso, del primero,
es algo placentero
como miel del panal.
 
Estar en el umbral
de fundirse dos cuerpos,
es como agüita fresca
de un nuevo manantial.
 
Estar en el umbral
de decirle me marcho
a la mujer que amaste,
es lava del volcán.
-
 
Rescate
 
Tenías el cuerpo
ausente de besos,
perdidos,
viajaron de ida
paulatinamente
hacia la salida.
 
Tu boca
mordía una mueca,
era tierra seca,
compacta,
sin brillo.
 
Tus ojos
no encontraban nada,
estaban desiertos,
sin una mirada.
 
Y yo,
dispuse esta noche
renovar los besos
y pintar tu cuerpo,
morderte los labios
hasta que se ablanden
detrás de un suspiro
vestidos de rojo,
llenarte los ojos
de pura esperanza,
así podrás verme
esta madrugada.
-
 
De qué sirve?
 
De qué sirve que diga
que me muero por verte?
si únicamente en sueños
alcanzaré a tenerte.
 
De qué sirve que tenga
mil caricias guardadas?
mis manos sin tu cuerpo
se quedaron sin nada.
 
De qué sirve mi verbo?
artífice frustrado,
si todos los intentos
hoy yacen sepultados.
 
De qué sirve mi vida
si no cuento contigo?
no te sientas culpable
no es por vos que lo digo.
-
 
El beso
 
Hoy soñé darte un beso,
me desperté y faltabas.
Las cortinas volaban
la danza de una brisa.
Sentado,
desvalido,
pensé seguir dormido.
Quizás,
por la ventana,
volverías conmigo,
regando de caricias
este cariño mío.
-
 
Buscando el modo de decir te quiero
 
Recorro inspiraciones
en pos de otras palabras,
repaso lo que escribo
sin querer repetirme
y no sé que decirte;
me corrijo, no encuentro
la voz que signifique
lo que llevo aquí dentro
habitando mi pecho,
mientras vivo tenerte
o muriendo al perderte.
 
Cómo pintar "Te quiero"
usando otros colores?
 
Electrocardiogramas
que muestren los amores?
 
Lograr que el arcoiris
sobre su pentagrama
despliegue ilusiones?
 
Convencer a una nube
que te dibuje un beso
y aguarde tu regreso?
 
Sembrar una pradera
de azules nomeolvides
para alumbrar la entrada
del lugar donde vives?
 
Haré un último intento
pidiéndole me ayude
al mismo firmamento,
quiero que cada estrella
que gane tu mirada,
lleve mis sentimientos
mojándote en cascada.
-
 
Datos del sol
 
Hoy el diario decía
que el sol, seis y nueve salía
y apareció a las diez
con sus ojos marrones;
también contaba
que se iría a dormir
en punto, veinte y tres.
Y sin embargo acá
el sol
con sus ojos marrones,
cerca de doce y treinta
se fue...
(que oscuro me quedé)
-
 
Preludio
 
Que bien me hace tenerte
presente en cada instante,
a veces inquietante
empujando mis ganas;
serenidad en otras,
viviendo este momento
de realidad cercana.
 
Que bien me hace que seas
destino de mi viaje,
sentir que cada verso
te cuenta en su equipaje
 
y saber
 
que hay un beso,
el más apasionado
que continúa esperando,
en tus labios
guardado.
-
 
Inconcluso
 
Te podría decir:
si me quedo sin vos,
se cierra el escenario
antes de debutar,
esta obra inconclusa
vería su final.
 
Te podría decir:
si es que optas por marcharte,
si dejas este amor,
culmina todo sueño,
lloraré tantas lágrimas
como pueda llorarlas,
me partirá el dolor.
 
Te podría decir:
si no tengo tus ojos
buscando mi mirada,
si no puedo dejarte
mi beso en la mañana,
si te encuentro lejana,
si me cubre la nada,
me moriré despacio
envuelto en mi pasión.
-
 
Resistiendo
 
Señora,
aséptica burbuja de mis días,
permíteme seguir sobreviviendo
del suero que destila tu alegría,
porque me estoy quebrando
como tierra reseca.
 
El viento sopla más,
quiere apagar candelas
y no es lo que pretendo.
Me aferro como puedo
a la ilusión pequeña.
 
Si hay ramitas de dicha
las guardo como leña,
respiro tus suspiros,
mi corazón sincopa
al son de tus latidos.
 
¿Para qué despertar
si estoy mejor dormido?
 
Es todo un desafío:
seguir sobreviviendo
 
¿Esperanza o castigo?
-
 
Ensayo
 
Me contaron las sábanas
que anoche (silenciosa)
una sombra furtiva
entró por la ventana
(la que yo dejé abierta
mirando las estrellas
para ver si pasabas)
y se acostó a mi lado.
 
Me dicen que  si bien
yo seguía dormido,
mi alma abandonó
su lugar a hurtadillas
y abrazada con ella
(la sombra que reía)
jugaron los amores
hasta clarear el día.
 
A la hora en que los gatos
se bajan del tejado,
volvió mi alma al cuerpo.
La sombra se marchó
pero antes me dejó
un beso en la mejilla,
y yo seguía dormido,
que rara maravilla.
-
 
Desiguales
 
Tu eres flor de montaña,
yo gorrión en la llanura.
Tu, un arroyo en naciente,
tumultuosa, fresca, virgen;
yo correspondo al estuario,
quieto, tibio, cansado.
Tu eres siempre un convite,
una luz, un regalo;
yo soy un montón de ceros,
una boca pasmada
y dos ojos gastados.
Tu me almibaras el alma,
yo poco o nada te he dado.
Desiguales andamos.
-
 
Esperanto
 
"Zamenhoff creó en 1887 el esperanto, para que sirviera como lengua universal. Hay otros lenguajes en la misma condición como -por ejemplo- el aplauso o el amor, De este último se tratan las líneas siguientes..."
 
Cómo hago para ver;
 
la ternura que antecede
en los ojos a un beso,
el roce de los labios
pidiéndose permiso,
la caricia profunda,
los suspiros queriendo
perpetuar esa magia,
el almíbar brillante
que humedece los labios...
 
de nuevo la mirada
suavemente entornada,
la palabra pequeña
que te conmueve el alma...
 
y no pensar en vos?
-
 
Cóncava y convexo
 
Acá me tienes andando
recorriendo tus poemas,
disfrutando cada gema
que en ellos voy encontrando.
Tu eres tierra, yo semilla,
tu agua, yo cauce seco,
tu caricia, yo la herida,
tu acá estoy, yo despedida.
Que absurda es la vida nuestra
tu cóncava y yo convexo
y no pudimos juntarnos.
-
 
No puedo darte más , me dices
 
No puedo darte más que esto
(dices)
...y te parece poco?
 
Tenía mis ventanas y puertas
totalmente cerradas,
no entraba luz
ni salía yo.
Me creía sordo
y ahora escucho voces,
chiquitas reconozco
pero me guian,
pues sé de donde vienen
(que es a donde voy).
 
Mírame:
hablo, río, camino
y hasta me doy el lujo de creer.
 
No puedo darte más que esto
(dices?)
-
 
Te comencé a querer
 
Te comencé a querer.
Hablando entre mi soledad
apareciste tú,
sin estridencias, simple,
apenas una luz,
fue suficiente
para empezar a ver.
 
No pude detener
los pasos de mi corazón
siguiéndote,
buscando una caricia,
esperándote,
contando los minutos
para volver a ser,
esclavo de tu condición,
igual que un eco
dispuesto a contestar,
ante el menor suspiro
habré de respirar;
si implantas el silencio
nadie me escuchará.
 
Te comencé a querer.
Necesito decirlo
porque no cabe más,
en mis sueños el sueño
de hacerte realidad,
permite que te atrape
mi sencilla verdad.
-
 
Soñando contigo
 
Que suerte de tenerte al lado mio
acompañándome en esta fantasía,
que representa creer que este es el día
más importante del resto de mi vida.
 
Que dicha tu caricia en el momento
cuando me duele el alma, malherida;
sobre el lamento, un beso y despedida,
para la pena gris que carcomía.
 
Que importante contar con tu reproche
al paso errado, la palabra indebida
y al mismo tiempo saberte mi guarida,
la más segura, la mejor escondida.
 
Definitivamente, que alegría que existas,
isla privada, fin de mi travesía,
amarra en que aseguro mi destino,
puerto carnal, espíritu divino.
-
 
Prométeme
 
Prométeme
que esperarás por mi
en donde y cuando sea,
del modo en que se cuadre,
acá donde hoy te veo
o en la tierra de nadie,
pero prométeme
que de haber un pasado,
yo seré tu presente,
tu futuro
(imperfecto si quieres)
pero andaré a tu lado
aprendiéndonos juntos
(cursándonos dirías).
-
 
Que modo de quererte
 
Acá me tienes,
permíteme me instale
al lado tuyo.
Sabes?
me estoy acostumbrando
a contestarme solo
y eso no es bueno.
 
Voy como el musgo
pegándome a tus días,
tratando de vivir
aunque sea siquiera
por la parte de afuera.
 
Quiero hacerme raíz
en tus entrañas,
conocer cada célula
de tu morada,
volver dulces tus lágrimas,
juntarlas con las mías
(si es que alguna me queda)
para llorar de dicha
todavía.
-
 
Una declaración de amor
 
Bueno,
ha llegado el momento,
el que estuve buscando,
el que se hizo desear.
Trataré no embarcarme
con las citas comunes
en mi afán por contarte
lo que quiero decir
(no es tarea sencilla).
¿Quién puede traducirme
esto que siento dentro
apenas te apareces,
de modo que tu entiendas
y sepas mi verdad?
Yo tan sólo pretendo
que escuches mi propuesta:
los días que me queden
quisiera compartirlos,
juntarlos con los tuyos
hasta la eternidad.
Si aceptas el intento
no quiero que te engañes,
lo que soy está puesto,
esta es mi realidad.
Y bien, ahora me callo,
te toca contestar.
-
 
Bienvenida
 
Llevo mis pensamientos
pintados de vos,
completamente.
Tapizas cada rincón
de mis suspiros
y eso me agrada.
Cuando sueño un lugar,
te encuentro en el paisaje,
no importa donde mire:
ahí estás.
Irremediablemente.
Ya no hay alternativa:
acompañas mi viaje,
te llevo en la mochila.
Ya, no podrás perderte.
Ingresaste a mi vida,
te doy la bienvenida.
-
 
Ultimo sueño
 
Hoy tengo tu frontera sin clausura,
de par en par abierta.
La aventura
de recorrer tus sendas
que comienzo,
me llevará la vida.
Es tan inmenso
mi afán por aprenderte de memoria,
por verte
como epílogo en mi historia.
Es tanto este cariño atesorado
esperando la hora,
apresurado,
que no sé comportarme.
La mesura,
la debida y formal,
la compostura,
se verá desbordada en un momento.
Es que te quiero tanto,
no te miento,
pongo mi último sueño
en este intento.
-
 
Espera
 
Si vos le dieras un poquito de luz
a mi esperanza
un  guiño complaciente a este deseo
 
rompería cadenas que sujetan
mi cuerpo solamente
 
cortaría las redes
que hoy atascan
los sueños en mi mente
 
viajaría hacia ti
donde te encuentres
 
abdicaría al sopor de esta penumbra
que me oscurece el alma
 
si vos quisieras
trocaría este otoño
por fértil primavera
 
si estás de acuerdo
dime
a qué esperas?
-
 
Si alguna vez un día
 
Si la vida de pronto nos cediera
la chance de querernos como todos,
si esta distancia que hay se transformara
en el espacio breve de un abrazo,
si pudiéramos hoy en el silencio
vaciarnos las miradas de lamentos,
si todos mis intentos para amarte
lograran simplemente acariciarte.
 
Podrías encontrar tantos colores
diferentes del gris de nuestros días,
verías que acompaño las palabras
con la presencia real de mis empeños,
igual que yo maldecirías al tiempo
que dejamos pasar sin conmovernos,
por esta realidad que de escondida,
cerró los ojos para quedar dormida
-
 
Te extraño
 
No me pidas palabras
imponentes, soberbias,
ni frases endulzadas
con los giros perfectos;
yo no habré de nombrarte
mi dolor, mis intentos,
ni el tiempo que te pienso
a lo largo del día.
 
Tan sólo mencionarte:
la vida nos ha puesto
en esta sintonía,
en el mismo peldaño
y como no te encuentro
simplemente, te extraño.
-
 
Magia
 
Te quise desde antes de saberte.
Uno sueña las cosas
que imagina imposibles
y a veces nos ocurre
que el sueño desemboca
en presente perfecto.
 
Así fue nuestra historia:
caminaba mi día
sin saber que ahí estabas,
tan cerca de mis horas.
 
Ya lo ves, que sencillo
resultó este milagro,
la varita tocó
la galera y de pronto,
apareció un amor
de frente a nuestros ojos
-
 
Cielo
 
Necesitaba imperiosamente un aire nuevo,
me estaba sofocando gastando los suspiros
que protestaban con la elocuencia de la sangre.
 
Era indispensable refundar mi comarca,
despedazar hoja por hoja del prontuario,
detectar alguna singular fuente de luz
inédita hasta hoy para mis ojos,
que habían perdido el brillo
empañados de pena.
 
Buscaba un remanso de paz (aunque precaria),
un camino posible para mi desahogo,
la anestesia capaz de mitigar el dolor de estar vivo.
 
Y apareciste aquí.
 
Estallaste de repente y la metralla
me sembró sin dejar resquicio indemne
a la magia de tu sola presencia,
renació mi identidad en la amalgama
de nuestros cuerpos, ayunantes antiguos.
Volví a encontrar un cielo
que creía perdido
definitivamente.
-
 
Si fuera posible
 
Si fuera posible
en este momento,
subirme a un deseo,
volar a tu encuentro,
cortar la distancia
con mis ilusiones,
antes de pensarlo
ya estaría contigo.
 
Si fuera posible
contarte al oído
algunas estrofas
que por ti han nacido,
mojaría tu alma
el cariño mío,
tu boca en mis besos
no tendría respiro.
 
Si fuera posible,
si Dios lo quisiera
que tu piel mañana
se hiciera frontera,
cerraría mis ojos
por miedo a que fuera
un sueño tan solo
esta primavera.
-
 
Caracolas
 
Una caracola
encontré en la playa.
Era inevitable
ponerme a escuchar,
buscando el murmullo
que deja grabado,
en su travesía
el agua del mar.
 
La llevé al oído.
Detrás de una ola
tu voz me llamaba
como tiempo atrás,
cuando en esta arena
nuestras armonías,
fueron horizonte
que miraba el mar.
-
 
Una tarde sin ti
 
Está lloviendo a mares,
los cristales se empañan.
 
Yo dibujo tu nombre
para tenerte cerca
y así charlar contigo.
 
Posiblemente sea
una actitud de niños
contarle mi cariño
a un nombre en la ventana,
pero te extraño mucho
y me haces tanta falta,
que juego con tu idea
hasta verte mañana.
-
 
Amalgama
 
Usted andaba con el alma marchita
disimulando la historia de sus dias
actuando una sonrisa
anhelando unas gotas de armonía.
 
Yo me había acostumbrado a los olvidos
tratando de ocultar los desencantos
pasaba mi calvario
lastimando un papel de vez en cuando
 
Usted y yo por sendas paralelas
decidimos cambiar de itinerario
cruzar nuestros caminos intentando
recuperar un poco de la dicha
que en baches de la vida fue quedando.
 
Usted y yo
los dos
vamos andando
en pos de ser nosotros
finalmente.
-
 
Si yo fuera un romántico
 
Si yo fuera uno más de los románticos
de aquellos que he leído tantas veces
sabría prometerte muchas cosas
que a no dudar tu corazón merece.
 
Decir que voy a ser de tus mañanas
la más límpida y bella que recuerdes
y habré de colocar en tus ventanas
un celeste del cielo que aún no tienes.
 
Que cuando tu te duermas, finalmente
iré a buscar nuestro sueño perdido
para borrar el frío de la noche
y así, darle lugar a este derroche
que sólo algún romántico ha sentido:
amor, una pavada, simplemente.
-
 
Cuando te marchas
 
Te voy a comentar lo que me pasa
cuando mis ojos pierden tu mirar
si tu rumbo o el mío dan un giro
y navegan las aguas de otro mar.
 
De a poco voy sintiéndome vacío
hay una angustia que ocupa tu lugar
acabas por dejarme sin abrigo
y cunde el frío de esta soledad.
 
Mi corazón palpita en otro ritmo
con un dilema difícil deexplicar
porque me duele, pensando que te has ido
pero lo alegra saber que volverás.
 
Quizás el niño que habita en mi conducta
acepte un día que te puedes marchar
quizás el hombre que escribe estas palabras
pueda ser parte de tu vida formal.
-
 
Te sigo adorando
 
Te sigo adorando, obstinadamente,
no importa tu ausencia si estás en mi mente,
aún vivo los sueños con vos compartidos,
instantes felices que guardo dormidos.
 
Te sigo adorando con los argumentos
simples y sinceros del primer momento,
un ramo de anhelos que nos prometimos
llevar adelante y hacerlos camino.
 
Te sigo adorando y extraño tu beso
que pronosticaba un pronto regreso,
hoy soy una sombra de aquello que he sido
sin vos a mi lado me siento perdido.
 
Te sigo adorando, no puedo negarlo
y aunque un día quisiera tratar de olvidarlo
y todo mi esfuerzo pusiera en borrarte
al primer recuerdo volvería a llamarte.
-
 
No me atreví a decirlo
 
Estábamos sentados tomando uno de los últimos mates de esta ronda de yerba.
El parral que nos acompañaba lucía áspero y seco, esperando la savia nueva que habría de traer la primavera.
Un  par de torcacitas se confundían entre los gorriones para comer los trozos de galletitas de agua que habías molido entre tus manos.
Hacía frío pero no importaba,  la estábamos pasando bien y sólo nos perturbaban esos largos silencios, en los que nos mirábamos los labios, hasta que un suspiro risueño nos devolvía a las palabras.
Yo tenía ganas de decírtelo y creo tu también, pero (quizás por respetarnos tanto) ninguno de los dos apostó a decir te quiero.
Que tontería no? Estas bocas acostumbradaas a repetir tantas palabras tristes e impropias no se animaban a decir te quiero...
El reloj marcaba las seis de la tarde. Un menguado sol de otoño se diluía rápidamente, marchándose.
No sé si se rozaron nuestros labios o fueron tan solo mis ganas. No quisiste que te acompañara y a paso lento, te ibas alejando de mis ansias. Un corto trecho y miraste hacia atrás para arrojarme un beso.
Acá lo tengo. Lo uso de a poquito hasta que vuelva a verte, cuando quizás pueda contarte que te quiero.
-
 
Hubo un tiempo
 
Hubo un tiempo de azahares
y pies descalzos sobre la gramilla
que nos vio buscando
tréboles de cuatro hojas
para garantizar la suerte pretendida
 
Un tiempo de ignorar las voces
del público asistente
a nuestra ópera prima;
de guardar pequeñeces
en amarillas hojas
del libro más gordo e ignorado
de nuetra biblioteca.
 
Un tiempo donde
jamás nos cansábamos de escucharnos,
un tiempo cuando las miradas
eran caricia y sosiego.
 
Parecía ser eterno.
Duró lo que un relámpago.
Un tiempo atrás,
recuerdo.
-
 
Nadie comprende
 
Quien no te conoce y ve
que me juego la vida por vos
no me comprende.
 
Nadie comprende
que los amores cobardes
no llegan ni siquiera
a ser recuerdo.
 
Nadie comprende
que la primavera arriba
sin destino previo,
nunca elige un jardín.
 
Nadie comprende
que hasta mi soledad existe
porque estás
y te vas.
 
Nadie comprende
que me has desnudado
desde los sentimientos
y sólo encuentro abrigo
a bordo de tu cuerpo.
 
Nadie comprende
que no uso antifaz
y si negara mi amor
cuando tu sigues siendo
quien llena mis minutos
de razón de ser,
sería un ladrón.
 
Estaría robando
mis ganas de viivir.
-
 
Señora
 
Señora,
tengo su nombre colgado de cada pensamiento,
igual que una guirnalda de luces navideñas.
Su nombre me acompaña
dejándome que viva intentando mis horas
entre parpadeos de presencia y demora.
 
Aunque suene increíble,
 
nunca rocé sus labios con los mios
no le bordé la boca con suspiros
no he probado la savia y sin embargo:
 
el mayor de los besos
desnudo de proclamas,
aquel que cauto reservaba
 
Señora,
creo que ya
la acompaña en la cama.
-
 
No supe verte
 
Quizás por tener el corazón deshilachado por tantas soledades que martillaron impiadosamente, hasta que se agotaron los gemidos;
Quizás por detenerme a ennumerar estrellas que empaparon de luz el filo de mis párpados, violando inutilmente mis recuerdos;
Quizás porque es otoño y mi cuerpo raído, empobrecido de tibiezas, dolido porque le apuñalaron sus jardines, transita por el borde de un abismo de que no se regresa.
 
Quizás por eso, imperdonablemente, no pude darme cuenta que estabas a mi lado.
-
 
Hoy te vi
 
Hoy te ví
inesperadamente
fue una grata sorpresa volver a respirarte.
Me pareció
reconstruir una parte de las ruinas
de aquel lugar dorado
en donde comenzamos
la riesgosa aventura de transformarnos en nosotros.
 
Yo sé que entre tus manos
pude dormir tranquilo
perfumado en manzanas
entibiado por el clima perenne de tus besos
y me quedé sentado
perdido
a la intemperie
en un lugar desordenado de mi vida
con los ojos pintados de ayer
inutilmente.
 
Pensé vaciar de corazón las pequeñeces
para darle cabida a los milagros
que saben existir entre las sombras.
Si la neblina se va con la presencia del sol
pausadamente
quizás, desempañemos los cristales
para poder mirarnos las miradas
sin nada que perturbe el escenario.
 
Hoy te ví
inesperadamente
y levanté mi mano por instinto
no sé si lo notaste
trataba de hilvanar nuestros retazos
esta ceniza vigente de nostalgias
con un mudo saludo
que soslayaba olvidos olvidables.
 
Sé del peso que hubo en tu lágrima un día.
Pero igual
con ilusos cordeles
anudé los recuerdos.
Te presentí en retorno.
-
 
Diciendo amor
 
Estoy pensndo en vos en un volumen
mayor al que aconsejan los manuales,
aunque sabido es que no hay iguales
en fuegos del amor que se consumen.
 
Yo sé que el mejor suelo es el que piso
y que el volar es arte de las aves,
pero también sostengo nadie sabe
cuanto puede querer si nunca quiso.
 
No sé si entenderás que no hay tormento
más tgriste que soñarte cada día
¡es algo tan complejo lo que siento!
 
La cruda realidad y su ironía
se burlan de mi amor cada momento
pintando de fracaso mi alegría.
-
 
Pensándote
 
Con un suspiro apagué las estrellas
menos una que se quedó encendida,
me cubrí con un manto de escarcha
que no estaba tan fría como mi soledad,
cerré por vacaciones las horas de mi vida
para pensar en vos, unicamente.
 
Recordé que tenía guardada
tu bufanda de besos y me envolví con ella,
recogí los te quiero, los que fuiste dejando
y los puse a mi lado para entibiarme el alma.
 
No será lo que espero, pero al menos me alcanza
hasta que en unas horas, amanezcas de nuevo.
-
 
Temblores
 
Tu voz impactó
con la contundencia de un ariete
en el punto crucial
de la zona más sensible
de mi razón de ser.
contradicción irónica:
este amor por ti,
el lugar seguro
de una fortaleza
que consideré inexpugnable,
sintió palidecer.
Vio que cedía su firmeza
ante un par de palabras
que inesperadamente
caminaron pisando los canteros. 
-
 
La caña de los sueños
 
Es tiempo para hacerlo:
recurriré al arcón de las cosas hermosas
que conservo en mi cuarto
y resguardo , celoso, por las intimidades
de mi historia
escondidas bajo sus discreciones.
 
Entre algunos pasajes de mis días encuentro
la pequeña guitarra de madera terciada
en donde habré gestado mis primeros acordes,
la pelota de cuero que con su barba blanca
de humedad, me reprocha
la haya pateado tanto,
una bolsa repleta de guijarros de arena
y caracolas mágicas,
un frasquito con tierra de donde no me acuerdo,
las fotos preferidas adentro de una caja,
la caña de los sueños...
 
Varita de bambú que la tengo de siempre,
hoy la volveré a usar. Para esto he preparado
hilachas de ilusión como sedal posible,
para cebo algún beso, una caricia inédita
o una palabra hermosa que ya estoy terminando.
 
Luego será la hora en que deba asomarme
al mar del horizonte,
por una senda azul un  par de mariposas
llevarán el señuelo.
Yo aguardaré paciente hasta pescar un sueño
y quizás seas tú,
la mujer de mis futuros días.
-
 
Indeleble
 
Puedo devestirme
y quemar la ropa
que hasta hace segundos
estuvo contigo.
 
Podría bañarme
las veces precisas
borrando los rastros
que hay de tus caricias.
 
Pero nada haría
lograr que te olvide.
Aunque dispusiera
cegar mi mirada,
igual te vería.
 
Te sigo sintiendo
porque estás presente
en mis osadías,
como expectativa
fundida a mis días.
 
Viajas en un pliegue
de mis sentimientos.
En cada momento
te nombran mis manos
que como palomas
vuelan a encontrarte,
buscando tu nido
del que forman parte.
-
 
De a dos
 
No hay forma conocida
de atrapar un suspiro
a menos que te atrevas
y lo jun tes al propio
(para que permanezcan
sin cruzar la frontera)
 
No conozco manera 
de capturar un beso
a excepción que procures
enfrentarlo al que ofreces
(puede que se convenzan
y decidan juntarse)
 
No creo sea factible
aprisionar un sueño,
aunque quizás si pruebas
y lo acercas al tuyo,
des lugar a una historia
(y merezcas vivirla)
-
 
Barreras
 
Necesitaba contarte de algún modo.
Me impregné de ti,
mis segundos nacen a tu espera.
En lenguaje habitual,
decir te quiero.
 
Pero está prohibido.
Si no puedo permitirme
el soñarte, menos
dejar que reconozcas
lo que siento.
 
Aunque tengo un baúl
con caricias ignotas
para formar capullo
en torno a tu hermosura
y un carretel de besos
para coser tus labios,
 
por más que esté seguro
de ser el arrecife
que proteja tu playa
y las alas que lleven
tu vuelo a donde plazcas,
 
no existiré ni en sombras.
 
Por eso,
detrás de este frío cristal
(el silencio)
callo
suspiro
escribo.
-
 
Presencias
 
Qué  ventana he de abrir que no tenga tu rostro?
 
Me estremece oir la descarnada voz de tu sombra
entre un tumulto de frágiles escombros.
 
Hay un luto poderoso de soledad ardiendo
quebrándose en campanas de lágrimas inútiles
que naufragan mis ojos indefensos.
 
Es absurdo querer
interrumpir el vértigo de oscuras inclemencias
cuando rondan perfumes
atizando el fuego oculto del retorno instintivo.
-
 
De Marzo
 
Subordinaba mis pasos, ciego de soledades,
a los aconteceres sin presagios,
buscando asilo entre tibias penumbras
de algún ayer sereno, recreándose.
 
Las manos desterradas de caricias,
los ojos como astillas de un espejo
multiplicando imágenes perdidas
y una aridez de latidos, olvidados,
bajo los pies musgosos de la sombra.
 
Inesperadamente, un aire iluminado
perfumado en auroras sin vergüenza,
me salpicó la piel seca de urgencias.
Fue una lluvia más fresca que el rocío
para quitar el lodo del olvido
y las cenizas de fuegos extinguidos.
-
 
La mujer que yo quiero
 
La mujer que yo quiero en este mundo
habita un nido, secreto y merecido
de la parte más tibia de mi almohada.
 
Por la noche acompaña los fantasmas
que viajan viejas ruinas
de las calles del miedo que transito,
trayéndome de nuevo
a poco de gastar, alguna oscura lágrima.
 
Tapiza cada pared que llevo herida
por grietas de la historia y sus batallas.
 
Pone alas de cera
en los flancos de mi melancolía,
para que emprenda vuelo y no regrese a casa.
 
Sonríe sin pudor, su boca estalla
como granada de azucenas abiertas
y la metralla abate mis no puedo
fertilizando a un tiempo la confianza.
 
Al fin, cuando abandona la comarca
lo hace en silencio para no herir los sueños
y en la mesa de luz de mi esperanza
(junto a la foto que nunca nos sacamos)
me deja un beso esperando subirse
cuando el sol me despierte en la mañana.
-
 
Sin red
 
Tengo miedo.
Siempre fui de frente a todo.
La sangre me empujaba,
ansias y ganas dominaban
de común, la razón.
 
Querer
arriesgar
lograr o caer.
 
Pero es distinto hoy:
mi corazón no aguanta un golpe más.
 
Además,
no quiere ni se debe equivocar.
No puede lastimar
los sueños sin estreno
ni aquellos malheridos de otras horas.
 
Me desborda el amor
y las ganas de dar,.
No me cuesta intentar
escalar las alturas
del mayor desafío,
pero temo fallar.
 
Es un salto al vacío
y te puede arrastrar.
-
 
Capítulo I
 
Estoy pisando la frontera,
parado frente a vos,
desprovisto de todo
lo que pueda engañarte,
desnudo de silencios,
vacío de censuras.
 
Ya perdí las defensas
para darte la chance
de que puedas matarme
cuando lo decidieras.
 
Hoy eres mi timón
y el viento de estas velas,
cansadas pero ansiosas
por dibujar estelas.
 
Adelante,
hagamos lo que quieras.
-
 
Septiembre 15
 
No sé como escribir sin encontrarte
caminando mi lápiz escondida,
como musa obstinada y decidida
que sigue mi destino a cualquier parte.
 
Vecina de mi asiento en este arte
de hacer valer cada ilusión dormida,
has atizado una llama extinguida
y ahora corres riesgo de quemarte.
 
No puedo ya pensar en otra cosa
que no tenga que ver con tu persona
y en la distancia causa del lamento.
 
Difícil comprender como esta rosa
llegue a vivir feliz en una zona
que no puede regar mi sentimiento.
-
 
Primer acto
 
Desplacé los breteles
con la mayor ternura
con que pude vestir
mis manos debutantes,
en el trémulo uso
de bordear tu figura.
La falda comenzaba
a marcharse despacio,
descubriendo poemas
que en la piel escondías,
privilegio a mis ojos,
perfume del espacio.
Mi camisa dispuso
volar a tu vestido,
piel contra piel quedamos
jugándonos un beso
testigo del silencio,
regalo merecido.
Clausuramos la puerta
mayor del Universo,
sólo nosotros dos
hurgando en armonías
de cóncavo y convexo
en justa sincronía.
-
 
Diferencias
 
Te conocí casual, inesperada
cuando nada alteraba mis sentidos
donde un paisaje de horizontes idos
salpicaba con tedio la mirada.
 
Yo presentí la voz de tu llegada
aroma de perfumes conocidos
caricias que zurcieron los raídos
retazos de una dicha no legada.
 
Temí soñar y despertar llorando
volver a ser un trazo de la sombra
pero te ví llegar tan decidida
 
mirándome a los ojos, esperando.
Escuché al corazón como te nombra
supuse que eras dicha merecida.
-
 
Intenciones
 
Me pregunto ¿Por qué te quiero tanto?
es algo sin pasado lo que siento,
todo esto sucedió en un momento,
no puse oposición ante tu encanto.
 
Te busco y necesito de tu arribo
como un indispensable cada día,
la presencia que causa mi alegría,
el verso que imagino y nunca escribo
 
No me importa el mañana por ahora
apenas puedo asirme a este presente
y quiero defenderlo y disfrutarlo.
 
Prefiero darme un baño en esta aurora
pintada con un rosa diferente,
a saber que he podido y olvidarlo.
-
 
Preludio de Octubre
 
Cómo puedo hacer
para pintar de realidad cada deseo
recuperando algunos verdes atrasados
y así lograr desalojar definitivamente
nuestra melancolía de imposibles
que seca gota a gota la esperanza?
 
La letra de esta angustia es invisible
pero existe y me pertenece
como las ganas de mis manos
por dejar sus caricias
a la deriva de tu urgencia
que es la mía.
 
Te confieso,
desocupé mi corazón de los pequeños sueños
para hacerte lugar.
Ese día
el amor me ganó para siempre
y le puse tu nombre.
-
 
Dicha
 
Si un día me tocara
regresar a la bruma
a las calles sin nombre
a las noches sin luna
a los días plagados
de interminables dudas.
 
Si un día despertara
a realidad de nuevo
o por vivir en ella
inevitable muero,
sabré que he intentado
alcanzar la otra orilla.
Que cargué mis alforjas
con las mejores ganas
y aunque tal vez mañana
cayendo me de cuenta
que las alas de cera
no sirven para el vuelo
¿quién me quita la dicha
que conocí en tu cielo?
-
 
Tratar de olvidar
 
Me propuse olvidar.
 
Arriar las banderas,
darme por vencido,
dejar que las aguas
eligieran curso.
 
No leer poemas
ni mirar al cielo,
callar mi guitarra
y aplazar los vuelos.
No llorar de nuevo,
despegar tus fotos,
apagar mi sangre
y no ser sincero.
 
Juré que lo haría,
que procuraría
allanar tu rumbo,
matándome en ello.
 
Pero no confío
de mi juramento.
 
Encuentro tus ojos
en cada momento. 
-
 
Esperas
 
Si fuera cierto lo posible,
las mariposas que habitan en tus ojos,
harían un camino
que derivara en vos
siempre.
 
Mis sombras
se escurrirían tras las ventanas.
 
Gaviotas
de algún ignoto mar,
escoltarían hacia el nunca más
al frío desconcierto.
 
Y no es así.
 
Por más que grite sin cesar tu nombre
y reclame a los ecos
mi voz
no alcanza a cubrir tu silencio.
 
El cielo llora sus últimas estrellas
y en este cruel anochecer
que es la distancia,
vacila mi alma empobrecida.
 
En cierto verso/árbol he tallado
tu nombre junto al mío,
velando la nostalgia
que se astilla en soledad,
detrás de alguna lágrima.
-
 
No temas
 
Conoces mis carencias,
mis fallas,
mis abismos,
las sombras que se pegan
de la melancolía,
que tapizan las horas
en que no estás conmigo.
 
Sabes bien que la duda
se esconde en mis bolsillos
y a veces me intimida,
me pinta con prejuicios
el sueño que he elegido.
 
Pero también has visto
que te tomé por playa
donde encallar mi nave,
que te he nombrado cielo
mar azul de mis alas,
que estos ojos no tienen
pupilas si les faltas.
 
Por lo tanto, no temas.
 
Cuando marche la niebla
de las primeras horas,
cuando estalle la calma
y salpique de auroras
inéditas, los días
que nos preste la vida,
tu serás mi morada,
yo seré tu guarida.
-
 
Jardines
 
Por más que de mis días
se había bajado el sol
y nada me entibiaba los silencios,
andaba con mi amor
muerto de sed,
buscando que llovieran primaveras
de algún cielo inusual para mi vida.
 
Entre tanta soledad sembrada,
sobre un piso cubierto
por quebrados cristales
(resabios que molestan
de historias malogradas)
asomó tu presencia ineperada
despejando de olvido la confianza.
 
Desbordaron los diques de tus ojos
un caudal de dulzura
inexistente en mis mayores sueños.
Una por una abrí las cerraduras
que daban paso a creer de nuevo
y me dí a caminar junto a tus horas
sin mapas ni señales que nos guien
 
Hicimos estallar nuestro cariño,
derrochamos sentir y no pensamos
hacia donde buscar el horizonte.
Timidamente hoy nos encontramos
andando los jardines que regamos,
cuidando cada flor de los canteros
ahora que por fin aparecieron.
-
 
Así me conociste
 
A mí, que se me da por capturar estrellas
para hacerte un vestido como nunca has tenido,
que recojo reflejos del sol por entibiarte,
que te mando canciones viajando en una brisa,
que te beso en mi almohada,
que aunque no estés conmigo te converso al oído.
 
Me pides que abandone el mundo de los sueños
donde soy propietario
de la flor más pequeña
a la gran utopía de querer ser feliz.
 
Sugieres que descienda y me pare en la tierra,
donde he perdido todo lo que tuve de bueno.
Donde mis ojos dudan en creer lo que ven,
donde yace enterrada
la inocencia frustrada por tanto padecer.
 
Entiendo lo que esperas
y no creo llegar a colmarte las ganas.
Ignoro los zapatos, prefiero andar descalzo
aunque así me lastimen las espinas que hay.
Yo puedo darte alas, ayudarte a volar,
bañarte en esperanzas, aunque cueste esperar.
 
Acá, cariño mío, detrás de tus preguntas,
donde me conociste, desnudo de misterios,
ahora o cuando quieras me puedes encontrar.
-
 
Me parece bien
 
Hoy ví un pibe de esos
(veintipico de años)
con olor a cerveza para regalar,
la ropa roñosa
de una noche oscura,
los pasos dudosos
para no caer,
la mirada mezcla
de sopor y ganas
de llegar a ver.
 
Un gesto en sonrisa
cómplice de un sueño
y en las manos sucias
el par de florcitas
que arrancó recién,
de un cantero pobre,
tanto como él.
 
Son para su vieja,
que seguro espera
oirlo volviendo.
 
Me pareció bien.
-
 
No llegamos a puerto
 
Hubo una tarde
en que estuvimos juntos,
compartiendo un refugio
inaccesible a otros.
 
Sacándonos astillas
de algún cristal del alma,
escondidas e hirientes.
 
Tratando de arrancar
hilachas del hastío
sin rasgarnos la vida.
 
Hubo una tarde
de risas compartidas,
sin especulación mayor
que este momento.
Donde creímos,
apresuradamente,
que estábamos mirando
las primeras gaviotas.
-
 
Aires de ti
 
Ante la adversidad de algún mal día
recurro a la simpleza de tus voces
para escuchar aquello que conoces
convoca prontamente mi alegría.
 
Cuando te percibí aun no sabía
de los sueños ocultos, que precoces,
procuraban sin pausa y muy veloces
llevar a realidad mi fantasía.
 
Hoy vas incorporada a este momento
y agradezco a la vida la fortuna
de darme a disfrutar tanta hermosura
En un mundo cargado de amarguras
yo puedo asegurar que no hay ninguna
capaz de regalarme lo que siento.
-
 
Suspiros
 
El sol, al acostarse
cubría laspocas hojas
que aún quedaban de la tarde,
con un manto rojizo.
 
Yo, involuntariamente
salpicaba de suspiros el silencio,
que derramaba imágenes de ti
sobre la sombra de tu nombre.
 
Puse alas a un beso
y lo solté a volar,
sin pausa,
a los confines de tu boca.
 
Lo volveré a encontrar
seguramente,
en la perseverancia de mis sueños,
rellanos del olvido.
-
 
Reincidencias
 
No quise supeditarme a los vaivenes
que acostumbradamente pincelron mi vida.
Esta vida, proclive a equivocarse
al tiempo de elegir alternativas.
Traté de hacer neutral por unos días
mi corazón, mis ojos y mis sueños.
Me prometí cordura
y suspendí sin plazo establecido
las ansias más urgentes que tenía.
 
Este armazón endeble, se derrumbó contigo
porque te ví, confié, allané las defenss
y así fue que otra vez quedé desprotegido.
 
Ahora, aunque arranque las páginas
y diluya tus fotos del recuerdo,
el perfume perdura
y mi pena se jacta conmigo
de habérmelo advertido.
-
 
Un  recuerdo de vos
 
Puede que de mi voz no existan ecos
el día que me llamen los silencios
 
Que algunas de mis huellas sean ocaso
perdiéndose en los ocres del pasado.
 
Que mis castillos vuelen junto al viento
hacia la brusquedad de lo concreto.
 
Pero el beso primero que me has dado
se resguardó en un sitio inexpugnable,
para que no lo olvide ni lo pierda
si alguna vez mis ojos claudicaran.
-
 
Para buscarme
 
Buscame en una plaza
pintada de acuarelas
sentado en los silencios
hojeando atardeceres.

Buscame en cualquier calle
de adoquines vencidos
con lapachos rosados
serenando el encuentro.

Buscame donde creas
que habitan mis palomas
a la intemperie siempre
sin sosiego del viento.
-
 
Te sueño
 
Mis manos
desiertas de caricias
recorren el contorno de algún sueño
en el que eres imagen

Percibo
que muestro una sonrisa
callada y complaciente
tan solo por pensarte

Mis ojos
evitan despertarse
para no interrumpir

así puedes quedarte

amor.jpg

Sobran los comentarios.
 
El título del poemario
evidencia su contenido
*
*

- * - 
 

powered by lycos
SEARCH:Tripod The Web